Cuando decidimos decorar un espacio, una de las cosas en las que debemos fijarnos es el tipo de luminaria que queremos poner. Elegir bien este producto puede hacer que hagamos de un espacio normal y sin personalidad un espacio único.


Hablar de luminarias es hablar de lugares concretos de la casa, de estancias que se convertirán en el rincón perfecto. Para ello, os damos algunas ideas para saber qué tipo de luminaria es la mejor y más adecuada en función de la zona dónde vayamos a colocarlas.


SOBREMESA


Son un tipo de luminaria que colocadas en un lugar estratégico permiten crear diferentes entornos y rincones. La luz que emite suele ser cálida y acogedora. Podemos utilizar todo tipo de pantallas de colores, texturas y formas. Además existen otros sobremesas que aportan una gran personalidad al espacio donde se coloca. 


  


DE PIE:


Son muy prácticas para espacios más pequeños o dónde queremos iluminar una zona para separar del resto. Sus innumerables modelos y formas hacen que sean una idea perfecta para cualquier hogar. Salones, comedores, salas de lectura e incluso como elemento decorativo en dormitorios. La luz que emite no es tan directa y crea el ambiente perfecto.


   


APLIQUES:


Su tamaño y su luz hacen que zonificar sea su principal cometido. Además se integran a la perfección en muebles, pasillos, dormitorios o cocinas. 


  


COLGANTES


Son perfectas para salones, comedores y dormitorios. Las formas, acabados y texturas son lo que harán de nuestra estancia el espacio único que todo el mundo quiere en su casa. La luz que emite recae directamente sobre la zona a iluminar.


   


FOCOS:


Empotrados y de superficie, son perfectos para cualquier zona y cualquier tipo de techo. Evitando siempre ponerlos sobre zonas de asientos.



Si necesitas más consejos o ayuda para saber qué tipo de luminaria es la adecuada para tu casa, tu trabajo o para una zona concreta no dudes en ponerte en contacto con nosotros.